Publicado el 1 comentario

Proyecto Bobbin Lacee en España

Foto final grupo Bobbin Lacee en España

Desde el 27 de noviembre hasta el 1 de diciembre de 2020 el grupo Bobbin Lacee-España hemos estado enseñando a hacer nuestro encaje a las extranjeras del proyecto. Elegimos, cómo no, el encaje extremeño. Después de tener que aplazar el encuentro con todas las participantes extranjeras, que se iba a celebrar en junio en Alcalá de Henares (Madrid), se decidió que se debía hacer de forma virtual. Nuestro equipo estaba preparado para dar las clases presenciales, y este cambio iba a suponer unas dificultades que se sumarían al ya complejo reto inicial.

La preparación que nos ha supuesto este curso ha sido «bestial», para qué engañaros. Ninguno de los profesores y profesoras de nuestro equipo teníamos experiencia en enseñanza online. Pero ahora podemos decir con orgullo que lo hemos conseguido, y que, aunque ni la enseñanza virtual ni los grandes grupos son ideales en el campo del encaje de bolillos, sí que son posibles.

Formamos 4 grupos. Cada grupo estaba compuesto por 2 profesoras/es que formarían a 10/11 alumnas extranjeras de 6 países distintos con un patrón distinto. Unos de los mayores inconvenientes fue que, aunque el inglés es el idioma común requerido para el proyecto, en realidad solo el 50% lo hablaba o medio entendía. Ese reto lo hemos superado con la voluntad y la cooperación de todas y todos.

Para conseguir que todo saliera bien, habíamos preparado las clases muy bien, contemplando todas las posibilidades que se nos pudieran presentar, como las caídas de la red, la posible mala calidad de las imágenes que nos mandaran, el problema de los idiomas, los distintos niveles de las alumnas… Habíamos dibujado diagramas de las piezas completas y de todos los rincones de posible dificultad y conocíamos perfectamente la técnica a enseñar. ¡Y nos sabíamos las piezas casi de memoria!

Para las clases y reuniones utilizamos la plataforma Meet, de Google, y ahí es donde nos veíamos todas las caras y donde nos formulaban las preguntas y las contestábamos. Era nuestro aula virtual. Elegimos Meet porque no requiere instalación y esto facilitó el acceso a todas y todos. Y es gratuito hasta abril del 2021. Además, utilizamos la pizarra digital de Google, la Jamboard. Esta pizarra la compartíamos con alumnas y alumnos, que nos mandaban sus avances con fotografías por E-mail o Whatsapp. En la pizarra las ampliábamos, pudiendo señalarles fácilmente los errores. A veces esas correcciones las hacíamos por escrito, utilizando traductores automáticos para entendernos.

El curso terminó ayer. Estamos bastante cansadas/os, pero felices por haber conseguido impartir un curso de gran calidad, dejando el pabellón bien alto. Y lo hemos conseguido gracias a que hemos trabajado en equipo. Porque algo tan grande no lo puede hacer una persona en solitario. Animo a otras encajeras a que se unan para trabajar y llegar más allá… No es fácil, pero es posible.

Quiero aprovechar para agradecer a Carolina de la Guardia (Barcelona) su ayuda con los patrones, los truquitos y las fotos de sus encajes; a Cristina (Barcelona) por las fotos de los encajes de su madre Josefa Jiménez; a las encajeras de La Giralda (Sevilla) y a las de La Garriga (Barcelona) por las fotos de sus encajes y la información correspondiente. Todas ellas han sido también muestra de que la colaboración es importante si queremos aprender.

1 comentario en “Proyecto Bobbin Lacee en España

  1. Olá boa noite, já começaram os cursos? Qual as técnicas? Eu gostava de me integrar, mas ainda não consegui compreender como se fazer. Obrigado Rosa Maria

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *